Valencia y los lectores

Siete años después de que Bassarai publicase Las hermanas Alba, presentamos la novela en Valencia y la relacionamos con Cuerpos de mujer bajo la lluvia, dos obras diferentes pero muy unidas entre sí. Y digo presentamos porque en cualquier acto editorial el escritor nunca camina solo, recurriendo al himno de un conocido equipo inglés de fútbol. La soledad del escritor tiene que ver con la creación. El resto es apoyo: del editor, de las librerías, de los lectores, de la prensa, de los críticos, de los amigos, de los compañeros en redes sociales…; y en el caso de la presentación el 21 de octubre en la capital del Turia —como dicen los entendidos— de José Luis Rodríguez-Núñez, que organiza con pulso firme las presentaciones de libros y talleres de escritura en Bibliocafé; de Ana Añón, que analizó las dos novelas, buscó similitudes, supo ver los recovecos de ambas y convocó a gente para el acto; y por supuesto, de Nati, que me acompaña con cariño en este sendero literario y que me empuja siempre a mejorar.

Siempre le he agradecido a Kepa Murua su confianza en una novela cuyo protagonista me gustaba lo suficiente como para llevarlo a formar parte de otras dos. Aún me sorprende que la que definí como falsa novela negra —en la que quería hablar sobre el mundo editorial centrado en el País Vasco pero con tintes de investigación periodística— tenga aún validez y siga atrapando a los lectores. La escritura da en ocasiones estas alegrías. Y para muestra un correo que me ha llegado esta mañana de Elena Taberner, una lectora: Estuve el pasado viernes en la presentación de sus dos libros: “Cuerpos de mujer bajo la lluvia” y ” Las hermanas Alba”, en Valencia, en Bibliocafe. Me fue muy grata la presentación de los libros, así como todo lo que contó en primera persona de como llegó a ser escritor, de los padecimientos de quien pretende escribir; y lo concerniente a los personajes y tramas de ambos libros, mientras contestaba a las preguntas de Ana Añon, de la que fui alumna en un curso. Me ha sorprendido mucho el libro “Las hermanas Alba”, (leído de una tirada esta tarde), porque pensaba encontrar una novela al uso, pero casi me ha hecho sentir que leía un manual de “como aprender a escribir y contar cosas”, de “como enfrentarse a una idea” y “de como trabaja un escritor”, y ” que sobre todo el escritor debe dejar que se refleje parte de sí mismo”. Como dijo en la presentación: “ser diferente”. Su libro ES DIFERENTE y aunque he leído libros de quienes intentan ayudar a los “novatos” como yo, en el suyo ademas de la “novela escondida”, porque yo la encuentro escondida tras la vida del periodista, he aprendido mucho mas que en talleres, no es coba, es sinceridad. No creo que se pueda reflejar de mejor modo como es la vida del autor invisible, (dejando aparte aquellos que como cuenta ya tienen nombre y publican cualquier cosa porque el nombre vende). Me alegra haberle conocido, seguro seguiré leyendo sus libros, ademas de curiosear los artículos en los periódicos donde publica. Encantada de conocerle y sobre todo leerle.