El triunfo del bufón

Si ayer la imagen de Trump abría las portadas de todos los periódicos, la de hoy es la del presidente electo con Barack Obama en el despacho oval. Cara de resignación en el demócrata, rostro de a ver qué hago yo para puntualizar mis palabras, para retractarme o llevarlas a cabo en el republicano. Como si toda la campaña electoral hubiera sido una broma, la payasada de alguien con dinero que le gusta ganar pero que no pensaba siquiera que fuera a hacerlo; la chanza de un multimillonario que se ve ahora con la realidad sujeta al cuello. Con una realidad tan roja como su corbata. El bufón, el Joker de Gotham ha de ponerse serio, aunque la seriedad no vaya con su carácter, y parezca estar pendiente de sus asesores, como Robert Redford en El candidato, y observe de reojo, las manos entre las piernas sin entender aún qué ha sucedido. Cuando para él todo era un juego y en el fondo quería que ganase Clinton.