Polifónico

«Me gusta creer que lo que escribo es polifónico», respondió, «que se llena de voces que dotan la historia de mayor verosimilitud. Porque no soy yo solamente quien aparece en el papel, también son otros, personas cercanas, familiares, amigos, incluso aquéllos a los que no conozco. A veces pienso que ha sido mi mano guiada por un impulso onírico, por un sueño recurrente nacido del pasado…»

«Ya, sí, perdona, pero yo no quiero saber cuánto te ha costado escribirlo sino sólo cuánto cuesta».