Pensar al afeitarse

«¿Cómo te afeitas aquí?», le preguntaba Audrey Hepburn a Cary Grant señalándole la barbilla en una escena de Charada, la antológica película de Stanley Donen. Y yo, que mantengo con el actor tres cosas en común, una de ellas el hoyuelo, pensaba en cómo me afeito, si para un lado, para otro, para arriba, para abajo, con mucho cuidado… Estaba tan atento a cómo lo hacía que no me di cuenta de que empezaba a brotar sangre. Es lo que tiene pensar, que abre heridas.