La conspiración de los mediocres

En La conspiración de los mediocres, la última novela de Ernesto Mallo —que participará en la próxima edición de Gutun Zuria— el escritor argentino plantea la impunidad del poder a partir de un asesinato. En ella hay un diálogo entre dos altos cargos nazis que buscan escapar de su derrota y muestran una verdad que se hace más evidente hoy: “El Tercer Reich fue el prólogo de un mundo regido por la tecnología de guerra que nosotros inventamos. Esta es la hora de la verdad, el poder no está en las ideas sino en el dinero. El dinero es la ideología. Seremos nosotros, los hombres de negocios, quienes dominaremos el planeta”. Lo trascendental de todo lo que hemos oído sobre los papeles de Panamá no está en la legalidad o no de las empresas offsohore, sino en la existencia de las mismas. El dinero se perpetúa bajo otros nombres u otros mantos, pero sigue fiel a su doctrina. A la larga sacar a la luz la desfachatez de los más poderosos sólo evidencia que lo importante no es lo que se defrauda sino cómo se logra que nadie se entere. Escudarse en la legalidad o no de ciertas actitudes es una prueba más de culpabilidad.