Enmudece la voz del Concierto de Año Nuevo

Ha muerto José Luis Pérez de Arteaga. Seguramente la mayoría de nosotros no habíamos visto nunca su rostro, ni sabíamos que desde 1985 dirigía “El mundo de la fonografía” en Radio Clásica. Tampoco que había estudiado Derecho o que era un experto en Mahler, del que publicó su biografía en 1987 y veinte años después un completo inventario discográfico del compositor checo. Ni siquiera sabíamos que fue el director de la Enciclopedia Salvat de la Música, colección por fascículos que amplió de alguna manera nuestro breve conocimiento sobre el mundo de lo clásico. Desconocíamos tantas cosas: su labor como crítico musical para el ABC, La Razón o El País, sus libros sobre Shostakovich, o su traducción anotada de Testimonio: las memorias de Dmitri Shostakovich, de Solomon Volkov, en 1991. Sin embargo, todos reconocíamos su voz si encendíamos la radio y nos acompañaba cada 1 de enero cuando nos enganchábamos a la televisión para escuchar el Concierto de Año Nuevo. Y nos dejábamos mecer por sus palabras sobre la Musikverein, los valses de la familia Strauss o los directores invitados. Este año Gustavo Dudamel se convertía en el más joven en dirigir la Filarmónica de Viena. El último concierto que escuchamos la voz de Pérez de Arteaga.